Migrañas, todo lo que necesitas saber

5/5 - (142 votos)

Si padeces migrañas seguro que serán muchas las preguntas que tienes sobre ellas. ¿Qué es la migraña? ¿Cuáles son sus causas? ¿Existe tratamiento?

En este artículo te contamos todo sobre las migrañas.

¿Qué es la migraña?

El término migraña se refiere a una afección neurológica que provoca múltiples síntomas.

Si bien el dolor de cabeza de carácter intenso es el síntoma más habitual no es el único. Así pues también pueden presentarse otros como:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Dificultad para hablar
  • Entumecimiento u hormigueo
  • Sensibilidad a la luz y al sonido

El dolor de la migraña suele ser punzante y de moderado a intenso. Puede producirse en uno o en ambos lados de la cabeza. La duración de las migrañas suele ser de entre 4 y 72 horas, dependiendo de si se tratan con éxito.

Algunas personas con migraña también pueden experimentar aura con sus dolores de cabeza. El aura se refiere a alteraciones visuales, como ver destellos de luz, o a fenómenos sensoriales, como hormigueos y entumecimiento.

Esta enfermedad suele ser hereditaria y puede afectar a todas las edades. En cuanto a la probabilidad de tener migrañas el género importa, siendo más habitual en las mujeres que en los hombres.

Se calcula que más del 20% de las mujeres y el 10% de los hombres padecen migraña en algún momento de su vida

El diagnóstico de la migraña se basa en el historial clínico, los síntomas declarados y la exclusión de otras causas. Las categorías más comunes de migrañas (o ataques) son las episódicas frente a las crónicas, y luego las que no tienen aura y las que tienen aura.

Algunos episodios pueden ocurrir sin ningún desencadenante específico, mientras que otros pueden ser provocados por la deshidratación, el estrés o factores dietéticos.

¿Cómo es el dolor de una migraña?

La gente describe el dolor de la migraña como:

  • Pulsátil
  • Palpitante
  • Perforante
  • Debilitante

También puede sentirse como un dolor intenso, sordo y constante. El dolor puede empezar siendo leve. Pero sin tratamiento, puede convertirse en moderado o grave.

El dolor suele afectar a la zona de la frente. Suele estar en un lado de la cabeza, pero puede darse en ambos lados o desplazarse.

La mayoría de los ataques duran unas 4 horas. Si no se tratan o no responden al tratamiento, pueden durar de 72 horas a una semana. En la migraña con aura, el dolor puede solaparse con el aura o no producirse nunca.

migraña

Síntomas de la migraña

En el desarrollo de la migraña se distinguen diferentes fases. Ni tienen por qué darse todas ni ser igual en duración e intensidad. Asimismo puede haber o no aura.

A veces, por ejemplo, se salta una fase y puede producirse un ataque sin causar dolor de cabeza.

Las fases y sus síntomas serían las siguientes.

Pródromo

Los síntomas de la migraña pueden comenzar uno o dos días antes del dolor de cabeza propiamente dicho. Esto se conoce como la etapa del pródromo o síntomas iniciales. Los síntomas durante esta etapa pueden incluir:

  • Antojos de comida
  • Depresión
  • Fatiga o baja energía
  • Bostezos frecuentes
  • Hiperactividad
  • Irritabilidad
  • Rigidez del cuello

Migraña con aura

En la migraña con aura, el aura se produce después de la etapa del pródromo. Durante el aura, puede tener problemas de visión, sensibilidad, movimiento y habla. Algunos ejemplos de estos problemas son:

  • Dificultad para hablar con claridad
  • Sensación de pinchazos u hormigueos en la cara, los brazos o las piernas
  • Ver formas, destellos de luz o puntos brillantes
  • Perder temporalmente la visión

Fase de ataque

La siguiente fase se conoce como fase de ataque. Se trata de la fase más aguda o grave, en la que se produce el dolor propio de la migraña. En algunas personas, esta fase puede superponerse o producirse durante el aura.

Los síntomas de la fase de ataque pueden durar desde horas hasta días. Los síntomas pueden variar de una persona a otra.

Algunos síntomas pueden ser:

  • Aumento de la sensibilidad a la luz y al sonido
  • Náuseas
  • Mareos o sensación de desmayo
  • Dolor en un lado de la cabeza, ya sea en el lado izquierdo, el derecho, la parte delantera o la espalda, o en las sienes
  • Dolor de cabeza pulsátil y palpitante
  • Vómitos

Postdromo

Después de la fase de ataque, la persona suele experimentar la fase postdromo. Durante esta fase, suele haber cambios en el estado de ánimo y los sentimientos. Estos pueden ir desde sentirse eufórico y extremadamente feliz hasta sentirse muy fatigado y apático. Puede persistir un dolor de cabeza leve y sordo.

¿Qué causa los ataques de migraña?

Los investigadores no han identificado una causa definitiva de la migraña. Se cree que la afección se debe a una actividad cerebral anormal que afecta a la señalización nerviosa y a las sustancias químicas y los vasos sanguíneos del cerebro.

No obstante hay muchos factores considerados desencadenantes, entre ellos:

  • Luces brillantes
  • El calor intenso u otras condiciones meteorológicas extremas
  • Deshidratación
  • Cambios en la presión barométrica
  • Los cambios hormonales en las mujeres, como las fluctuaciones de estrógenos y progesterona durante la menstruación, el embarazo o la menopausia
  • Estrés
  • Sonidos fuertes
  • Actividad física intensa
  • Saltarse las comidas
  • Cambios en los patrones de sueño
  • Ciertos medicamentos, como los anticonceptivos orales o la nitroglicerina
  • Olores inusuales
  • Algunos alimentos
  • Fumar
  • El consumo de alcohol
  • Viajar

Si sufres migrañas tal tu médico te diga que lleves un diario de dolores de cabeza. Anotar lo que estabas haciendo, los alimentos que comiste y los medicamentos que tomaste antes de que comenzara el ataque de migraña puede ayudar a identificar los factores desencadenantes.

Tratamiento de la migraña

La migraña no se puede curar, pero tu médico puede ayudarte a controlar los ataques dándote herramientas para tratar los síntomas cuando se produzcan, lo que puede conducir a menos ataques en general.

El tratamiento, obviamente, también puede ayudar a que la migraña sea menos grave.

El plan de tratamiento depende de:

  • La edad
  • La frecuencia de los ataques
  • El tipo de migraña que tengas
  • La gravedad de las migrañas, en función de su duración, la intensidad del dolor y la frecuencia con que le impiden ir a la escuela o al trabajo
  • Si incluyen náuseas o vómitos, así como otros síntomas
  • Otras condiciones de salud que pueda tener y otros medicamentos que pueda tomar

El plan de tratamiento puede incluir una combinación de:

  • Ajustes en el estilo de vida, incluido el control del estrés y la evitación de los desencadenantes de la migraña
  • Medicamentos de venta libre para el dolor, como los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) o el paracetamol (Tylenol)
  • Medicamentos recetados para la migraña:
    • Que se toman todos los días para ayudar a prevenir las migrañas y reducir la frecuencia de los dolores de cabeza
    • Que se toman tan pronto como comienza un ataque para evitar que se agrave y para aliviar los síntomas
  • Medicamentos recetados para aliviar las náuseas o los vómitos
  • Terapia hormonal si las migrañas parecen ocurrir en relación con su ciclo menstrual
  • Asesoramiento
  • Cuidados alternativos, que pueden incluir meditación, acupresión o acupuntura
tratamientos para la migraña

Tipos de migraña

Hay muchos tipos de migraña. Dos de los tipos más comunes son en lo referente al aura. Algunas personas tienen ambos tipos.

Migraña sin aura

La mayoría de las personas con migraña la experimentan sin aura, las cuales además han tenido al menos cinco ataques con estas características:

  • Suele durar de 4 a 72 horas sin tratamiento o si éste no funciona
  • No está causado por otro problema de salud o diagnóstico
  • El ataque tiene además al menos dos de estas características
    • Se produce sólo en un lado de la cabeza (unilateral)
    • El dolor es pulsátil o palpitante
    • El nivel de dolor es moderado o intenso
    • El dolor empeora al moverse, como al caminar o subir escaleras
  • El ataque presenta también al menos uno de estos rasgos:
    • Es sensible a la luz (fotofobia)
    • Le hace sensible al sonido (fonofobia)
    • Tiene náuseas con o sin vómitos o diarrea

Migraña con aura

El aura suele aparecer en el 25 por ciento de las personas.

Si tienes una migraña con aura, lo más probable es que tengas al menos dos ataques con estas características:

  • Un aura que desaparece, es completamente reversible e incluye al menos uno de estos síntomas:
    • Problemas visuales (el síntoma más común del aura)
    • Problemas sensoriales del cuerpo, la cara o la lengua, como entumecimiento, hormigueo o mareos
    • Dificultad con el habla o del lenguaje
    • Problemas de movimiento o debilidad, que pueden durar hasta 72 horas
  • Síntomas del tronco encefálico, que incluyen:
    • Dificultad para hablar o disartria (habla poco clara)
    • Vértigo (sensación de giro)
    • Tinnitus o zumbidos en los oídos
    • Diplopía (visión doble)
    • Ataxia o incapacidad para controlar los movimientos del cuerpo
    • Problemas oculares en un solo ojo, como destellos de luz, puntos ciegos o ceguera temporal (cuando se dan estos síntomas, se denominan migrañas retinianas)
  • Un aura presenta además al menos dos de estos rasgos:
    • Al menos un síntoma se extiende gradualmente durante 5 o más minutos
    • Cada síntoma del aura dura entre 5 minutos y 1 hora (si tiene tres síntomas, pueden durar hasta 3 horas)
    • Al menos un síntoma del aura se produce sólo en un lado de la cabeza, incluyendo problemas de visión, del habla o del lenguaje
    • El aura se produce con el ataque o 1 hora antes de que éste comience
  • El ataque no está causado por otro problema de salud y se ha excluido el ataque isquémico transitorio como causa

El aura suele producirse antes de que comience el dolor de cabeza, pero puede continuar una vez iniciado el ataque. También es posible que el aura comience al mismo tiempo que el ataque.

tipos de migraña

Migraña crónica

La migraña crónica suele llamarse «combinada» o «mixta» porque puede tener características de migraña y de cefalea tensional. También se denomina a veces migraña severa y puede estar causada por el uso excesivo de medicamentos.

Las personas que padecen esta dolencia de forma crónica tienen una cefalea tensional severa o un ataque de migraña más de 15 días al mes durante 3 o más meses.

Algunos factores de riesgo adicionales que pueden hacer que una persona sea susceptible de padecer migraña crónica son:

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Otro tipo de dolor crónico, como la artritis
  • Otros problemas de salud graves (comorbilidades), como la hipertensión arterial
  • Lesiones previas en la cabeza o el cuello

Migraña aguda

La migraña aguda o episódica es un término general para un ataque que no se diagnostica como crónica.

Las personas que padecen migraña episódica tienen ataques hasta 14 días al mes. Por lo tanto, las personas con migraña episódica tienen menos ataques que las personas con crónica.

La migraña vestibular también se conoce como vértigo asociado a la migraña. Aproximadamente el 1% de la población general la padece.

Los síntomas afectan al equilibrio, provocan mareos o ambas cosas. Las personas de cualquier edad, incluidos los niños, pueden sufrir ataques de migraña vestibular.

En estos casos suele precisarse acudir a un terapeuta de rehabilitación vestibular. El objeto es aprender ejercicios que te ayuden a mantener el equilibrio cuando tus síntomas sean peores. Dado que estos ataques de migraña pueden ser tan debilitantes, es factible que tu médico valore la oportunidad de tomar medicamentos preventivos.

Según la Fundación Nacional del Dolor de Cabeza, la migraña relacionada con la menstruación afecta hasta al 60 por ciento de las mujeres que experimentan algún tipo de migraña. Puede presentarse con o sin aura. Los ataques también pueden producirse antes, durante o después de la menstruación y durante la ovulación.

Las investigaciones han demostrado que la migraña menstrual tiende a ser más intensa, a durar más tiempo y a presentar náuseas más importantes que la no asociada al ciclo menstrual.

La migraña con aura sin dolor de cabeza, también llamada migraña silenciosa o migraña visual sin dolor de cabeza, se produce cuando una persona tiene un aura, pero no tiene dolor de cabeza. Este tipo es más frecuente en personas que empiezan a tener migrañas después de los 40 años.

Náuseas de la migraña

Muchas personas experimentan náuseas como síntoma de la migraña. Muchas también vomitan. Estos síntomas pueden comenzar al mismo tiempo que el ataque, aunque lo habitual es que se den aproximadamente una hora después de que comience el dolor de cabeza.

Las náuseas y los vómitos pueden ser tan preocupantes como el propio ataque.

Si sólo tienes náuseas, puedes tomar tus medicamentos habituales para la migraña. Sin embargo, los vómitos pueden impedirte tomar las pastillas o mantenerlas en el cuerpo el tiempo suficiente para que se absorban. Si tienes que retrasar la toma de la medicación para la migraña, es probable que ésta se agrave.

Tratamiento de las náuseas y prevención de los vómitos

Si tienes náuseas y vómitos, tu médico puede sugerirte una medicación para aliviar las náuseas, denominada fármacos antineoplásicos o antieméticos.

La acupresión también puede ser útil para tratar las náuseas de la migraña. Un estudio demostró que la acupresión redujo la intensidad de las náuseas asociadas a la migraña a partir de los 30 minutos, obteniendo una mejora a lo largo de 4 horas.

Prevención de la migraña

Si te han diagnosticado migraña hay algunas opciones que pueden ayudarte a prevenir:

  • Conocer los alimentos, los olores y las situaciones que desencadenan los ataques y evitarlos en la medida de lo posible
  • Mantenerse hidratado. La deshidratación puede provocar tanto mareos como dolores de cabeza
  • Evitar saltarse las comidas siempre que sea posible
  • Concentrarse en la calidad del sueño. Dormir bien es importante para la salud en general
  • Dejar de fumar
  • Intentar reducir del estrés
  • Desarrollar habilidades de relajación
  • Hacer ejercicio con regularidad. El ejercicio se ha relacionado con la reducción de los niveles de estrés

¿Cómo se diagnostica la migraña?

Los médicos diagnostican la migraña evaluando los síntomas, haciendo una historia clínica y familiar completa y realizando un examen físico para descartar otras posibles causas.

Las exploraciones de imagen, como la tomografía computarizada o la resonancia magnética, pueden descartar otras causas, entre ellas:

  • Tumores
  • Estructuras cerebrales anormales
  • Accidente cerebrovascular

Dispositivos para la migraña

No se recomienda la cirugía para la migraña, pero se han estudiado y aprobado algunas herramientas médicas para ayudar a disminuir los ataques, ya sea disminuyendo o aumentando la actividad del sistema nervioso.

Actualmente, la FDA ha aprobado cuatro tratamientos de neuromodulación:

  • Estimulador magnético transcraneal de un solo pulso, un dispositivo manual que produce un impulso magnético que afecta a la señalización eléctrica en el cerebro
  • Estimulador transcutáneo del nervio vago, un pequeño instrumento no invasivo que actúa sobre el nervio vago del cuello mediante estimulación eléctrica
  • Neuroestimulador transcutáneo supraorbitario, un dispositivo que simula los nervios supraorbitarios con estimulación eléctrica
  • Sistema de neuromodulación cerebral multicanal, un auricular que puede dirigirse a varios nervios de la cabeza

Habla con tu médico sobre el mejor tratamiento de neuromodulación para ti y tu tipo específico de migraña.

La migraña en los niños

Los niños pueden sufrir muchos de los mismos tipos de migraña que los adultos.

Hasta que son adolescentes, los niños tienen más probabilidades de presentar síntomas en ambos lados de la cabeza.

Es raro que los niños tengan dolor de cabeza en la parte posterior de la cabeza. Sus ataques de migraña suelen durar entre 2 y 72 horas.

Algunas variantes de la migraña son más comunes en los niños. Una de las variantes más comunes es la migraña abdominal.

Migraña abdominal

Los niños con migraña abdominal pueden tener dolor de estómago en lugar de dolor de cabeza. El dolor puede ser moderado o intenso.

Por lo general, el dolor se produce en el centro del estómago, alrededor del ombligo. Pero el dolor puede no estar en esta zona específica. El vientre puede sentirse simplemente «dolorido».

No obstante el niño también puede experimentar dolor de cabeza.

Otros síntomas pueden ser:

  • Falta de apetito
  • Náuseas con o sin vómitos
  • Sensibilidad a la luz o al sonido

Los niños que padecen migraña abdominal son propensos a desarrollar síntomas más típicos de la migraña cuando son adultos.

Las crisis de migraña y el embarazo

Para muchas embarazadas, las crisis de migraña mejoran durante el embarazo. Lamentablemente pueden empeorar tras el parto debido a los cambios hormonales repentinos. Los ataques durante el embarazo requieren una atención especial para asegurarse de que se entiende la causa del ataque.

Las actuales investigaciones parecen apuntar que las mujeres con migraña durante el embarazo experimentaron una mayor tasa de tener:

  • Parto prematuro o temprano
  • Preeclampsia
  • Un bebé que nace con bajo peso

Algunos medicamentos para la migraña pueden no considerarse seguros durante el embarazo. Entre ellos se encuentra la aspirina.

Si tienes migraña durante el embarazo, trabaja con tu médico para encontrar formas de tratar tu migraña que no dañen a tu bebé en desarrollo.

Cefalea por uso excesivo de la medicación

El uso frecuente y recurrente de la medicación para la migraña puede causar a veces lo que se conoce como cefalea por uso excesivo de la medicación.

A la hora de determinar cómo afrontar la migraña, habla con tu médico sobre la cantidad y frecuencia del consumo de medicamentos. Además, asegúrate de discutir las posibles alternativas.

Migraña frente a cefalea tensional

La migraña y la cefalea tensional, el tipo más común de dolor de cabeza, comparten algunos síntomas similares.

No obstante la migraña presenta otros muchos síntomas que no comparten las cefaleas tensionales. Igualmente las migrañas y las cefaleas tensionales responden de forma diferente a los mismos tratamientos.

Tanto las cefaleas tensionales como la migraña pueden presentar:

  • Un dolor de leve a moderado
  • Un dolor constante
  • Dolor en ambos lados de la cabeza

Por otro lado tan sólo la migraña puede presentar estos síntomas:

  • Dolor de moderado a intenso
  • Palpitaciones o golpes de ariete
  • Incapacidad para realizar las actividades habituales
  • Dolor en un lado de la cabeza
  • Náuseas con o sin vómitos
  • Un aura
  • Sensibilidad a la luz, al sonido o a ambos

Remedios caseros para la migraña

A la hora de mitigar y/o remediar el dolor de la migraña puedes probar con alguno de estos remedios caseros:

  • Acostarte en un cuarto oscuro y tranquilo
  • Masajearte el cuero cabelludo o las sienes
  • Colocar un paño frío sobre la frente o detrás del cuello

Bestseller No. 1
MIGRAÑA, una pesadilla cerebral
  • Goicoechea, Arturo (Author)

Aviso de renuncia de responsabilidad

La información contenida en esta web es tan sólo informativa. En ningún caso sustituye la asesoría médica. Recomendamos que consulte a los profesionales de la salud correspondientes (médico, dietista registrado, farmacéutico, etc.).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.