Un estudio descubre que el té y el café reducen el riesgo de ictus y demencia

5/5 - (115 votos)

El té y el café pueden estar relacionados con un menor riesgo de accidente cerebrovascular (ictus) y demencia, según un estudio.

Una investigación que analiza a 365.000 personas de 50 a 74 años encuentra que un consumo moderado podría tener beneficios para la salud

cafe y te reducen riesgo ictus

Estudio: Consumo de café y té y el riesgo de sufrir un ictus, demencia o demencia post ictus

Beber café o té puede estar relacionado con un menor riesgo de accidente cerebrovascular y demencia, según el estudio más grande realizado hasta la fecha.

Los accidentes cerebrovasculares causan el 10% de las muertes en todo el mundo. En cuanto a la demencia es uno de los mayores desafíos de salud actuales. Se estima que 130 millones deban vivir con ella para el 2050.

En la investigación, se siguió a 365.000 personas de entre 50 y 74 años durante más de una década.

Para el desarrollo del estudio del Biobanco del Reino Unido, al inicio del mismo, los participantes informaron de cuánto café y té bebían.

La adscripción de participantes se prolongó de 2006 a 2010.

El período de investigación se desarrolló hasta 2020, es decir, 14 años. Durante este tiempo 5.079 de los participantes desarrollaron demencia y 10.053 sufrieron al menos un accidente cerebrovascular.

Los investigadores encontraron que las personas que bebían de dos a tres tazas de café o de tres a cinco tazas de té al día, o una combinación de cuatro a seis tazas de café y té, tenían menor riesgo de sufrir un derrame cerebral o demencia .

Hablando en porcentajes, aquellos que bebían de dos a tres tazas de café y de dos a tres tazas de té al día tuvieron un 32% menos de riesgo de accidente cerebrovascular. En cuanto a la demencia el porcentaje fue de un 28% menos de riesgo en comparación con las que no tomaban té o café.

cafe te cerebrovascular demencia

¿Qué es la demencia?

La demencia es una pérdida progresiva e incurable de la función cognitiva que se vuelve más común a medida que envejecemos.

Como quiera que la esperanza de vida cada vez es mayor, se trata igualmente de un problema de salud creciente.

¿Qué es un ictus?

Los ictus se producen cuando se interrumpe el flujo sanguíneo del cerebro. Suponen alrededor del 10% de las muertes de todo el mundo cada año.

En caso de sobrevivir los estragos continúan, pues los supervivientes a este tipo de ataque suelen padecer muchas secuelas, entre las que se incluye la demencia.

Resulta obvio argumentar la importancia de reducir la probabilidad del riesgo de sufrir un ictus o demencia. Como siempre la prevención es la medida más oportuna.

te ictus demencia

Conclusiones

No es el primer estudio que se realiza en esta línea. No obstante los investigadores señalan que el suyo es el primero en diferenciar quienes beben tanto café como té en lugar de uno u otro.

Los autores constataron en la revista Plos Medicine «Nuestros hallazgos sugirieron que el consumo moderado de café y té por separado o en combinación se asoció con un menor riesgo de accidente cerebrovascular y demencia».

Sin embargo, los mismos científicos advirtieron de que el Biobanco del Reino Unido se sustenta en una muestra de personas relativamente saludable en relación con la población general. Así pues puede resultar aventurado generalizar las conclusiones.

No obstante el estudio se suma a otros tantos que apuntan a los efectos beneficiosos del consumo de café y el té.

Otras opiniones

La profesora Tara Spiers-Jones, directora del programa del Instituto de Investigación de la Demencia del Reino Unido y subdirectora del Centro para el Descubrimiento de las Ciencias del Cerebro de la Universidad de Edimburgo. No participó en la investigación, la cual describió como «interesante» y «realizada con firmeza».

También destacó que era necesario seguir trabajando para comprender plenamente los posibles vínculos biológicos entre el té y el café y el riesgo de accidente cerebrovascular y demencia.

El profesor Kevin McConway, profesor emérito de estadística aplicada en la Open University, que tampoco participó en el estudio, dijo que mostraba que las asociaciones entre el riesgo de accidente cerebrovascular y demencia no aumentaban ni disminuían de manera uniforme con el consumo de té y café.

Por otro lado lo que sí se observó es que el riesgo de accidente cerebrovascular o demencia fue menor en las personas que bebieron cantidades razonablemente pequeñas de café o té en comparación con aquellas que no bebieron nada.

En cualquier caso a partir de cierto nivel de consumo, el riesgo comenzó a aumentar nuevamente. Así hasta que se volvió más alto que el riesgo para las personas que no bebían nada.

«Una vez que el consumo de café llegó a siete u ocho tazas al día, el riesgo de accidente cerebrovascular fue mayor que para las personas que no bebieron café, y bastante más alto que para quienes bebieron dos o tres tazas al día», apuntó.

La Dra. Rosa Sancho, jefa de investigación de Alzheimer’s Research UK, dijo que para la mayoría de nosotros, nuestro riesgo de demencia depende de la compleja interacción de nuestra edad, genética y estilo de vida.

Comprender qué aspectos de nuestro estilo de vida tienen el mayor efecto en la salud de nuestro cerebro es clave para capacitar a las personas para que tomen decisiones informadas sobre sus vidas.

Apunte final

Cabe finalizar la noticia con el apunte de los autores del estudio que nos ocupa, quienes señalaron:

Nuestros hallazgos apoyan una asociación entre el consumo moderado de café y té y el riesgo de sufrir de demencia o ictus. Sin embargo, queda por determinar si la provisión de dicha información podría mejorar los resultados de los accidentes cerebrovasculares y de la demencia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.