Dieta baja en residuos

Si has oído hablar de la dieta pobre en residuos y quieres saber en qué consiste y si te conviene o no estás en el sitio adecuado.

¡En este artículo te contamos todo sobre las dietas pobres en residuos!

Este es el artículo relacionado con la dieta TOP VENTAS en Amazon

No se han encontrado productos.

¿Qué es una dieta baja en residuos?

Una dieta pobre en residuos es similar a una dieta baja en fibra en la que se excluyen también algunos alimentos que pueden favorecer las contracciones intestinales.

Como habrás podido imaginar es una dieta que se sigue para exigir lo menos posible al tubo digestivo.

¿Qué entendemos por residuo?

Por residuo se entiende el material que queda en el tubo digestivo una vez finalizadas las fases iniciales de la digestión. Estos materiales suelen contener mucha fibra porque el cuerpo no puede digerirla completamente.

Una dieta baja en residuos restringe los alimentos que contienen material no digerible. Esto hace que el cuerpo produzca cantidades más pequeñas de heces con menos frecuencia.

menú dieta pobre en residuos

¿Cuándo se recomienda una dieta pobre en residuos?

Una dieta baja en residuos suele recomendarse a las personas con brotes de enfermedad inflamatoria intestinal (EII), para la cirugía intestinal y la preparación para la colonoscopia, y para los pacientes con colitis infecciosa o diverticulitis aguda.

¿Cómo funciona una dieta baja en residuos?

La cantidad diaria recomendada de fibra es de unos 25 a 38 gramos.

No obstante esta cantidad puede no ser adecuada para personas con EII o personas sometidas a una cirugía intestinal.

Cuando se sigue una dieta baja en residuos el nivel de referencia está entre los 10 y los 15 gramos de fibra diarios.

También deben evitarse los productos lácteos y ciertos tipos de carbohidratos, ya que pueden provocar calambres abdominales y diarrea.

Una dieta pobre en residuos debe ser supervisada por un profesional sanitario o dietista.

Has de saber también que las dietas bajas en residuos sólo suelen recomendarse a corto plazo.

alimentos bajos en residuos

Alimentos permitidos en una dieta baja en residuos

Hay muchas opciones de alimentos saludables en una dieta baja en residuos.

Es conveniente consultar a un dietista antes de empezar este tipo de dieta. Algunas de los alimentos permitidos para una dieta baja en residuos son:

  • Zumos
  • Caldos y sopas coladas
  • Hidratos de carbono refinados, como el pan blanco, el arroz blanco y la pasta
  • Pequeñas cantidades de verduras crudas, incluida la lechuga rallada y el pepino sin piel ni pepitas
  • Verduras cocidas sin piel ni semillas, como las espinacas, las judías verdes, las patatas, las zanahorias, la berenjena y los espárragos
  • Algunas frutas como los plátanos, el melón, la sandía, el melocotón o las ciruelas
  • Carne picada
  • Pescado
  • Aves
  • Huevos
  • Mantequillas, aceites vegetales y margarina
  • Lácteos suaves como el yogur o el requesón

En cuanto a los métodos de cocinado para una dieta baja en residuos se incluyen:

  • Cocinar al vapor
  • Estofar
  • Escalfar
  • Cocer a fuego lento
  • Microondas

También puede ser necesario beber más líquidos, especialmente agua, para evitar el estreñimiento.

Menú para dieta pobre en residuos

A continuación te dejamos algunos ejemplos de comidas que puedes probar con una dieta baja en residuos.

Desayuno

  • Huevos revueltos
  • Tostadas con mantequilla
  • Zumo sin pulpa
  • Café descafeinado con leche (puedes poner azúcar)

Comida

  • Arroz blanco
  • Pasta
  • Polllo
  • Espinacas

Cena

  • Verduras al vapor
  • Patata asada sin piel
  • Pescado a la plancha
dieta pobre en residuos recetas

Alimentos a evitar

Con carácter general en una dieta baja en residuos conviene evitar:

  • Legumbres, frutos secos y semillas
  • La mayoría de las frutas y verduras crudas, especialmente:
    • Higos
    • Ciruelas pasas
    • Bayas
    • Coco sin procesar
  • Zumos con pulpa
  • Palomitas de maíz
  • La mayoría de los cereales integrales, incluidos panes y pastas
  • Embutidos
  • Picantes
  • Chocolate
  • Cafeína
  • Los alimentos bajos en residuos deben estar bien cocinados. Evite métodos de cocción como asar, asar a la parrilla o a la plancha, que pueden hacer que los alimentos queden duros o secos.

Como norma los alimentos bajos en residuos tienen que estar bien cocinados.

Así mismo conviene evitar cualquier método de cocinado que haga que los alimentos queden duros o secos.

Cuándo empezar una dieta baja en residuos

Ciertas circunstancias y afecciones pueden beneficiarse de una dieta baja en residuos. Éstas son algunas situaciones en las que el personal facultativo puede recomendarla.

Enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn es un trastorno autoinmune que provoca una inflamación que daña el tubo digestivo.

Las personas con antecedentes familiares son más propensas a desarrollarla. No está claro por qué el organismo ataca sus propios tejidos.

Actualmente no existe cura para la enfermedad de Crohn. Sin embargo, los cambios en la dieta pueden ayudar a conseguir la remisión.

Algunas personas con enfermedad de Crohn sufren obstrucciones intestinales y estrechamiento del íleon, o parte inferior del intestino delgado.

Una dieta baja en residuos ayuda a reducir síntomas como el dolor y los calambres.

Colitis ulcerosa

Una dieta baja en residuos también puede ser útil para los enfermos de colitis ulcerosa, aunque también en este caso existe una falta de consenso similar.

Esta enfermedad inflamatoria intestinal provoca inflamación y úlceras en el revestimiento interno del intestino grueso.

La irritación puede hacer que algunas personas pierdan el apetito y coman menos. Esto puede conducir a la desnutrición.

A veces, las dietas especiales pueden ayudar. Una dieta baja en residuos ayuda a mantenerse bien nutrido mientras se recupera de una obstrucción intestinal o de una intervención quirúrgica.

Preparación para una colonoscopia

El objetivo de una dieta baja en residuos es limitar el tamaño y el número de heces. Por lo tanto, puede prescribirse a alguien que esté a punto de someterse a una colonoscopia.

Este procedimiento se utiliza para detectar anomalías en el intestino grueso y el recto.

Recuperación tras una cirugía intestinal

Un profesional médico puede recomendar que siga transitoriamente una dieta baja en residuos durante la recuperación de una cirugía intestinal reciente (por ejemplo, ileostomía, colostomía o resección).

En resumen…

Las frutas, verduras, cereales y legumbres aportan importantes antioxidantes, fitonutrientes, vitaminas, minerales y mucho más.

Normalmente, debes intentar llevar una dieta equilibrada. Únicamente cuando un profesional indique lo contrario puede ser conveniente otro tipo de dieta, ya que una dieta baja en residuos puede no proporcionar la cantidad suficiente de algunos nutrientes necesarios para el organismo.

Todos estos nutrientes son esenciales para una buena salud. En consecuencia puede ser necesario tomar suplementos para corregir las carencias.

Habla siempre con tu médico antes de hacer cualquier cambio en su dieta o añadir suplementos.

No se han encontrado productos.

Aviso de renuncia de responsabilidad

La información contenida en esta web es tan sólo informativa. En ningún caso sustituye la asesoría médica. Recomendamos que consulte a los profesionales de la salud correspondientes (médico, dietista registrado, farmacéutico, etc.).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *