Glucosamina

5/5 - (220 votos)

La glucosamina es un popular suplemento para prevenir y mejorar la salud de las articulaciones. En este artículo te contamos todo sobre sus beneficios, contraindicaciones y cuánta tomar.

Este es el suplemento de glucosamina TOP VENTAS en Amazon

RebajasBestseller No. 1
Zenement | Glucosamina Complex, con Condroitina, MSM, Boswellia y Quercetina, 365 Cápsulas | Para el dolor en las Articulaciones | No-GMO, GMP, sin aditivos, sin Gluten
  • 👌🏽 GLUCOSAMINA COMPLEX con Condroitina, MSM, Boswellia y Quercetina, para el dolor en las articulaciones, incluido el dolor de rodillas, espalda y mandíbula.

¿Qué es la glucosamina?

La glucosamina es un compuesto que se produce naturalmente en el cuerpo. Químicamente, se clasifica como un aminoácido.

Es conocida principalmente por su papel en el desarrollo y mantenimiento del cartílago dentro de las articulaciones.

¿Dónde se encuentra?

La glucosamina también se encuentra en algunos tejidos animales y no humanos, como las conchas de los mariscos, los huesos de los animales y los hongos.

Las formas de suplemento de glucosamina se elaboran a menudo a partir de estas fuentes naturales.

Este suplemento se utiliza con frecuencia para tratar y prevenir trastornos articulares como la artrosis. Puede tomarse por vía oral o aplicarse por vía tópica mediante una crema o ungüento.

glucosamina

¿Para qué sirve la glucosamina?

Los suplementos de glucosamina se toman con frecuencia para tratar diversas afecciones óseas y articulares.

La mayor parte de la investigación científica al respecto se ha centrado en el uso de una forma específica denominada sulfato de glucosamina.

Esta molécula ha sido bien estudiada por su potencial para tratar los síntomas y la progresión de la enfermedad asociados a la osteoartritis (OA), la artritis reumatoide (RA) y la osteoporosis.

Beneficios de la glucosamina

Reduce la inflamación

La glucosamina se utiliza a menudo como suplemento para tratar los síntomas de diversas afecciones inflamatorias.

Aunque los mecanismos aún no se conocen bien, parece que reduce fácilmente la inflamación.

En un pequeño estudio realizado en 18 adultos con sobrepeso, la toma de 1.500 mg de clorhidrato de glucosamina más 1.200 mg de sulfato de condroitina al día durante 28 días redujo la proteína C reactiva (PCR) -un biomarcador de la inflamación sistemática- en un 23% en comparación con el placebo.

Al igual que la mayoría de las investigaciones sobre la glucosamina, este estudio incluyó también a otro compuesto muy similar: la condroitina, que también participa en la producción y el mantenimiento de cartílagos sanos del cuerpo.

Aunque se ha demostrado que la glucosamina y la condroitina reducen la inflamación sistemática, se desconoce si tienen algún efecto antiinflamatorio localizado.

Dicho esto, se ha demostrado que la glucosamina y la condroitina inhiben la activación de las vías inflamatorias en las células sinoviales humanas. Estas células son las responsables de producir los componentes del líquido sinovial, o líquido articular.

Curiosamente, los efectos antiinflamatorios también se han asociado a un menor riesgo de desarrollar enfermedades mediadas por la inflamación, como la diabetes de tipo 2.

glucosamina para el dolor articular

Favorece la salud de las articulaciones

La glucosamina existe, tal y como te decíamos antes, de forma natural en el organismo.

Una de sus principales funciones es contribuir al desarrollo saludable del cartílago articular, un tipo de tejido blanco y liso que cubre los extremos de los huesos donde se unen para formar las articulaciones.

Junto con el líquido lubricante llamado líquido sinovial, el cartílago articular minimiza la fricción y permite que los huesos se muevan libremente y sin dolor entre sí.

Más concretamente, se cree que la glucosamina favorece la creación de ciertos compuestos químicos, como el colágeno, que son importantes componentes estructurales del cartílago articular y del líquido sinovial.

Algunos estudios indican que la ingesta de suplementos de glucosamina puede proteger el tejido articular al prevenir la degradación del cartílago, especialmente en los deportistas.

Por ejemplo, un estudio demostró que tomar de 1,5 a 3 gramos de glucosamina al día durante 3 meses disminuía significativamente la degradación del cartílago en futbolistas universitarios y jugadores profesionales de rugby.

Estos resultados sugieren un efecto protector de las articulaciones gracias a la suplementación de este aminoácido.

Otros usos de la glucosamina

La gente suele utilizar la glucosamina para tratar una amplia variedad de enfermedades inflamatorias crónicas, aunque los datos científicos que lo respaldan son limitados.

Cistitis intersticial

La glucosamina se promueve ampliamente como tratamiento de la cistitis intersticial (CI), una enfermedad caracterizada por la inflamación crónica de los músculos de la vejiga y síntomas como la micción frecuente y el dolor de vejiga.

La cistitis intersticial se asocia a una deficiencia de un compuesto llamado glicosaminoglicano. Como el cuerpo convierte la glucosamina en glicosaminoglicano, se especula que tomar suplementos de glucosamina podría ayudar a controlar la CI.

Enfermedad inflamatoria intestinal

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es una afección que provoca una inflamación crónica de los intestinos, que a menudo produce síntomas como hinchazón, calambres estomacales y diarrea. Al igual que la CI, se asocia a una deficiencia de glicosaminoglicanos.

Un estudio realizado en ratones con EII indicó que la suplementación con glucosamina podía reducir la inflamación.

En un pequeño estudio, 34 participantes con EII que tomaron N-acetilglucosamina -otra forma de suplemento de glucosamina- durante 4 semanas informaron de mejoras significativas en síntomas como el dolor y la diarrea.

Esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad crónica que afecta al sistema nervioso central. Los síntomas varían, pero pueden incluir fatiga, temblores y problemas para caminar, hablar y ver.

Algunas personas afirman que la glucosamina podría ser un tratamiento eficaz para la EM, pero faltan investigaciones que lo respalden.

Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad ocular que puede causar cierta pérdida de visión e incluso ceguera. Algunas personas creen que puede tratarse con glucosamina.

De forma prometedora, las investigaciones realizadas en ratas indican que el sulfato de glucosamina podría favorecer la salud ocular al reducir la inflamación y proporcionar efectos antioxidantes en la retina, la parte posterior del ojo que es responsable de recibir la luz y enviar la información de la visión al cerebro.

Sin embargo, un estudio realizado en humanos indicó que los suplementos de glucosamina pueden aumentar el riesgo de glaucoma en los adultos mayores, un grupo que ya tiene un mayor riesgo de desarrollarlo.

Trastornos de la articulación temporomandibular

Algunas fuentes afirman que la glucosamina es una terapia eficaz para los trastornos de la articulación temporomandibular (ATM). Se trata de problemas de salud relacionados con la mandíbula, como el dolor de mandíbula y el bloqueo de la misma. Sin embargo, la investigación que apoya esta afirmación sigue siendo insuficiente.

Un pequeño estudio mostró una reducción significativa del dolor y de los marcadores inflamatorios, así como un aumento de la movilidad de la mandíbula en los participantes que recibieron un suplemento combinado de sulfato de glucosamina y condroitina.

Otro estudio mostró una mejora significativa en la apertura máxima de la boca y la reducción del dolor -demostrada por la reducción de los marcadores inflamatorios- después de tomar 1,5 gramos de glucosamina y 1,2 gramos de sulfato de condroitina diariamente durante 8 semanas.

Se necesita más investigación sobre el tema, si bien los resultados hasta el momento son prometedores.

tratar dolor de rodilla

Dosis y formas de suplemento

La dosis típica de glucosamina es de 1.500-3.000 mg al día, que puede tomarse de una vez o en múltiples dosis más pequeñas.

Los suplementos se elaboran a partir de fuentes naturales, como las conchas de los mariscos o los hongos, o se fabrican artificialmente en un laboratorio.

Los suplementos están disponibles en tres formas:

  • Sulfato de glucosamina
  • Clorhidrato de glucosamina
  • N-acetilglucosamina

No parece haber diferencias entre sus efectos antiinflamatorios. La mayoría de los estudios que han encontrado que la glucosamina es eficaz para mejorar los síntomas de la osteoartritis utilizaron la versión con sulfato.

El sulfato de glucosamina se vende habitualmente en combinación con el sulfato de condroitina.

Posibles riesgos y efectos secundarios

Los suplementos de glucosamina son probablemente seguros para la mayoría de las personas. Sin embargo, existen algunos riesgos que hay que considerar.

Las posibles reacciones adversas incluyen:

  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea
  • Ardor de estómago
  • Dolor abdominal

No debes tomar glucosamina si está embarazada o en período de lactancia debido a la falta de pruebas sobre su seguridad.

Además, has de saber que puede tener un pequeño efecto hipoglucemiante en personas con diabetes de tipo 2, aunque el riesgo es relativamente bajo.

Si tiene diabetes o está tomando medicamentos para la diabetes, habla con tu médico antes de tomarla.

La glucosamina también puede aumentar el riesgo de glaucoma. Por lo tanto, no deberían tomarla las personas con riesgo de desarrollar glaucoma, incluidas las que tienen antecedentes familiares de glaucoma, las personas de 60 años o más y las que tienen diabetes, enfermedades cardíacas o presión arterial alta.

En resumen…

La glucosamina existe de forma natural en el organismo y desempeña un papel fundamental en el desarrollo y el mantenimiento de unas articulaciones sanas.

Los suplementos se toman habitualmente para tratar diversas enfermedades articulares, óseas e inflamatorias como la enfermedad inflamatoria intestinal, la cistitis intersticial y la articulación temporomandibular.

Si te preocupa la salud de tus articulaciones o quieres prevenir una buena salud de estas y de tus cartílagos sin duda la glucosamina puede ser un suplemento a tener en cuenta.

RebajasBestseller No. 1
Zenement | Glucosamina Complex, con Condroitina, MSM, Boswellia y Quercetina, 365 Cápsulas | Para el dolor en las Articulaciones | No-GMO, GMP, sin aditivos, sin Gluten
  • 👌🏽 GLUCOSAMINA COMPLEX con Condroitina, MSM, Boswellia y Quercetina, para el dolor en las articulaciones, incluido el dolor de rodillas, espalda y mandíbula.

Aviso de renuncia de responsabilidad

La información contenida en esta web es tan sólo informativa. En ningún caso sustituye la asesoría médica. Recomendamos que consulte a los profesionales de la salud correspondientes (médico, dietista registrado, farmacéutico, etc.).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.